Una amiga balear me escribe: “Otro gran testigo de luz nos ha dejado: Don Arturo Lona, el obispo de los pobres. Aún lo recuerdo con sus pantalones vaqueros y su camiseta blanca, y el crucifijo de...