Reconozco con rubor que nunca he tenido la oportunidad de mirar un átomo por un microscopio de verdad ni el cielo estrellado por un telescopio de verdad. Miro el cielo y la tierra a simple...