Os saludo con todo respeto desde Aizarna, un vallecito verde del País Vasco. Es más que probable que ninguna de vosotras/vosotros lea estas líneas, pero necesito escribirlas, aunque solo fuere por desahogo. Hago mías las...