Hace 2.500 años, un profeta lleno de fervor, de poesía y esperanza –profecía, fervor, poesía u esperanza ¿no son acaso la misma cosa?– animaba a unos pobres judíos desterrados en Babilonia, actual Irak: “No recordéis...