Prólogo: Por una teología razonable y liberadora Amiga lectora, amigo lector:Ya que por alguna razón que yo desconozco, al igual que desconozco tu historia, tienes este libro en tus manos, déjame que te desee lo más...