La suspensión de la Declaración de independencia por parte del gobierno catalán ha abierto una puertecita a la esperanza de diálogo, pero persiste la inquietud. Nadie sabe lo que puede pasar. Yo no sé ni...