Hace ya muchos años, a la salida de Miranda de Ebro, una joven hacía auto stop. Yo me detuve, como solía. Ella se acercó a la ventanilla derecha y me dijo: “Estoy trabajando”. No lo...