Los antiguos observaban el vuelo, el canto o las vísceras de las aves para predecir el futuro. Supongo que los hechos de vez en cuando, por simple ley de probabilidades, darían razón a los augures,...